Acuerdo simple para tokens futuros (SAFT)

¿Qué es un acuerdo simple para tokens futuros (SAFT)??

Un acuerdo simple para futuros tokens (SAFT) es un contrato de inversión ofrecido por desarrolladores de criptomonedas a inversores acreditados. Debido a que los SAFT se consideran valores, estos tokens deben cumplir con las regulaciones de valores.

Recaudar fondos mediante la venta de moneda digital requiere más que solo construir una cadena de bloques. Los inversores quieren saber en qué se están metiendo, si la moneda será viable o no, y si estarán legalmente protegidos.

Si bien una empresa que decide recaudar dinero a través de la criptomoneda podría evitar el uso de un marco formal para aprovechar los mercados financieros mundiales, debe cumplir con las leyes internacionales, federales y estatales. Una forma de hacerlo es mediante el uso de un SAFT.

Conclusiones clave

  • Un acuerdo simple para futuros tokens (SAFT) es un valor emitido para la eventual transferencia de tokens digitales de desarrolladores de criptomonedas a inversores.
  • Los SAFT se crearon para ayudar a las empresas de criptomonedas a recaudar fondos sin violar las regulaciones.
  • Se puede comparar un SAFT con un acuerdo simple para el patrimonio futuro (SAFE), que permite a los inversores iniciales convertir su inversión en efectivo en capital en un momento en el futuro.

Comprensión del Acuerdo simple para futuros tokens (SAFT)

Un SAFT es una forma de contrato de inversión. Fueron creados como una forma de ayudar a las nuevas empresas de criptomonedas a recaudar dinero sin infringir las regulaciones financieras, específicamente, las regulaciones que rigen cuando una inversión se considera una garantía.

La velocidad a la que han crecido las criptomonedas ha superado con creces la velocidad a la que los reguladores han abordado los problemas legales. Fue & amp; # x2019; t hasta 2017 que la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) proporcionó una guía sustancial sobre cuándo la venta de una oferta inicial de monedas & amp; amp; nbsp; (ICO) u otras fichas se consideraría igual que la venta de un valor.

Uno de los obstáculos regulatorios más importantes que debe pasar una nueva empresa criptográfica es la Prueba Howey. La Corte Suprema de los Estados Unidos creó esto en 1946 en su fallo sobre Securities and Exchange Commission v. W. J. Howey Co., que determina si una transacción se considera una garantía.

Reglamento SAFT

Debido a que es poco probable que los desarrolladores de criptomonedas estén bien versados en la ley de valores y no tengan acceso a asesoría financiera y legal, puede ser fácil para ellos enfrentarse a las regulaciones. El desarrollo de SAFT crea un marco simple y económico que las nuevas empresas pueden usar para recaudar fondos sin dejar de cumplir legalmente.

Cuando una empresa vende a un inversor un SAFT, acepta fondos de ese inversor pero no vende, ofrece ni intercambia una moneda o ficha. En cambio, el inversor recibe documentación que indica que el inversor tendrá acceso si se crea una criptomoneda u otro producto.

Acuerdo simple para tokens futuros (SAFT) vs. Acuerdo simple para el patrimonio futuro (SAFE)

A SAFT & amp; amp; nbsp; es diferente de un Acuerdo simple para el patrimonio futuro (SAFE), que permite a los inversores que ponen efectivo en una startup convertir esa participación en capital en una fecha posterior. Los desarrolladores usan fondos de la venta de SAFT para desarrollar la red y la tecnología necesarias para crear un token funcional y luego proporcionan estos tokens a los inversores con la expectativa de que habrá un mercado para vender estos tokens.

Debido a que un SAFT es un instrumento financiero sin deuda, los inversores que compran un SAFT enfrentan la posibilidad de que pierdan su dinero y no tengan ningún recurso si la empresa falla. El documento solo permite a los inversores tomar una participación financiera en la empresa, lo que significa que los inversores están expuestos al mismo riesgo empresarial que si hubieran comprado un SAFE.

Latest stories

You might also like...