La importancia de los valores en una empresa

Desde hace unos años y sobre todo a raíz de la deceleración económica se ha observado como las organizaciones y sobre todo las grandes empresas han recurrido a sus valores para luchar y mantenerse, ahora más que nunca, unidos antes estos contratiempos.

Hay que empezar sabiendo qué son los valores.

Los valores son ideas o conceptos a partir de los cuales juzgamos y actuamos. Los directivos son quienes tienen que escogerlos y definirlos, para ellos lo aconsejable es que consulten también a los empleados, que se sientan integrados dentro de este proceso. Habrá un primera selección, escogiendo entre 5 y 10 valores.

Una vez que estén definidos hay que imaginar situaciones y momentos por lo que nuestra empresa puede verse envuelta en un determinado momento. Aquí veremos qué valores son los que mejor se ajustan, estableciendo una jerarquía entre ellos. Una vez terminada esta fase se hará una criba, para terminar de 3 a 5 valores que mejor nos definen y representan.

Los valores son los pilares de la empresa, y por tanto, no solo necesitan ser definidos, tienen que estar vivos y en continuo desarrollo. Es decir, hay que demostrar que los tenemos. La propia empresa es la responsable de mantenerlos, promoverlos y divulgarlos día a día. De esta manera, los trabajadores tendrán una mejor oportunidad de saber sus significados y ponerlos en práctica en su actividad laboral.

Los valores representan el ‘cómo’ hacemos las cosas. Por eso mismo, no sólo tiene que encontrarse en la actitud de los miembros, sino en todo donde intervenga la empresa: los productos, la comunicación, la responsabilidad social, etc. Todo ello, ayudará a tener una cultura corporativa clara y bien establecida, ayudando al buen funcionamiento de la organización.

El crear un ambiente donde se compartan unos valores ayudará al rendimiento y éxito de la empresa. En el propio proceso de elección será uno de los criterios a tener en cuenta, sabiendo si encaja con la armonía y el pensamiento colectivo, además, una vez dentro será más fácil adaptarse. Además, habrá patrones para la toma de decisiones por lo que se reducirán los riesgos de que haya fallos en la implantación de estrategias.

Dotar a nuestra empresa de unos valores claros y bien definidos ayudará a darle a la misma una personalidad fuerte y un sentimiento de pertenencia a los miembros, sintiéndose miembros de una comunidad que trabaja para conseguir unas metas y unos mismos objetivos.

Un claro ejemplo de la creación de unos valores y llevados a la práctica que concuerdan con la empresa lo encontramos en Mercadona, quien ha visto incrementar sus ventas y su imagen en los últimos años.

 

¿Crees que los valores tienen realmente tanta importancia? ¿Crees que hay otros aspectos más relevantes? Cuéntanos tu opinión y experiencia al respecto.

Latest stories

You might also like...