Las mejores respuestas a las 10 preguntas más frecuentes de una entrevista de trabajo

Cuando vas a una entrevista de trabajo, hay muchos aspectos que cuidar. Hoy vamos a hablar de uno de ellos: cómo preparar tus respuestas para preguntas comunes.

Aunque cada entrevista puede ser un mundo y va a depender mucho de la persona que la haga, suele haber preguntas muy comunes que evalúan tu personalidad. Suelen hacerlo de cuatro formas: preguntándote directamente, interesándose por tus estudios, evaluando tu experiencia profesional o haciéndote preguntas sobre su propia empresa. Por eso, queremos dejarte algunas respuestas sencillas pero que ¡te harán triunfar! Un consejo: ten las respuestas claras y ¡no dudes!

1.¿Cómo te describirías?

Utiliza tu encanto para venderte bien (esto se llama marketing personal): “me gusta aprender”, “soy una persona dinámica”, “me gusta trabajar en equipo”, “tengo iniciativa”… las empresas quieren personas funcionales que se integren en los equipos pero con seriedad y voluntad de trabajo.

2.Dime tus mayores virtudes y defectos

¡Cuidado! Que no te de un ataque de sinceridad, recuerda que quieres vender la mejor imagen de tu YO más profesional, las mejores respuestas para esto pueden ser: VIRTUDES-“soy una persona comprometida”, “tengo una actitud positiva”, “acepto bien las críticas y me gusta aprender de ellas”; DEFECTOS-“soy muy exigente conmigo mismo”, “suelo defender mi postura cuando creo tener razón”, tampoco hay que marcarse un pegote pero les gusta que seas crítico contigo mismo y conozcas la solución para esos ‘defectos’.

3.¿Qué te hace mejor que el resto de candidatos?

Nunca hables mal del resto de compañeros, ni aquí ni en el trabajo, pon en valor tus aptitudes y relaciónalas con el puesto al que aspiras: tus estudios, tu experiencia o tu don especial para los requisitos de ese trabajo.

4.¿Por qué escogiste estudiar…?

Cuando te preguntan por tu formación, debes responder con seguridad y pasión por tu profesión. Quieren gente segura de sí mismos y con sus objetivos claros: “escogí la carrera que me apasionaba”, “siempre quise ser…”, “sabía que este sector era perfecto para mí”, “era la opción que más encajaba con mis expectativas”, “siempre sentí esta vocación”, etc.

5.¿Por qué quieres cambiar de empresa?

Si es tu caso, debes estar preparado para esta pregunta. No quieren escucharte hablar mal de tu antigua empresa o de tu trabajo, ¡actitud positiva ante todo!, buscan personas de fiar, así que apuesta por un: “quiero asumir nuevas responsabilidades”, “mis expectativas han cambiado y este puesto se adapta más a ellas”, “considero que este puesto puede ser muy positivo para mi”… Si cambias de empresa por el sueldo ¡nunca lo digas!, si es porque te pilla más cerca de casa ¡tampoco lo menciones!, y si te despidieron de tu antiguo empleo, intenta buscar un punto de vista positivo. Sé la persona perfecta para la nueva empresa.

6.Tienes poca experiencia vs. Tienes demasiada experiencia

A veces no entendemos ninguna de las dos preguntas… sin embargo debemos responder con seguridad y decisión. Ante la primera, responde alegando que “quieres aprender”, “puedes dar lo mejor de ti” o “tengo muchas ganas de conseguir esa experiencia”. Ante la segunda, “creo que aún tengo mucho que aprender, no me importa dar un paso atrás si eso me lleva a avanzar aún más” o “creo que gracias a mi experiencia puedo aportar mucho a este empleo”. ¡Siempre positivo!

7.¿Conoces la empresa? / ¿Qué sabes de la empresa?

La preparación es lo que nos hará vencedores. Conoce la empresa, la marca y sus productos antes de ir a la entrevista. Visita su página web, sus perfiles en las redes sociales o busca noticias en Google… toda investigación será positiva.

8.¿Cuál es su proyecto de futuro?

De nuevo, no dudes. Tener tu vida planificada y tus ideas ordenadas es bueno, pero sin pasarse. Es bueno tener un plan de carrera, que vean que quieres ascender, que tienes metas, pero demasiada ambición en “la primera cita” tampoco es buena. Explica por ejemplo que “quieres que tu trabajo sea un reto continuo y te permita desarrollarte como persona y profesional” (nunca falla).

9.Preguntas personales: ¿qué haces en tu tiempo libre?, ¿estás casado?, ¿te planteas tener una familia?

No todo el mundo va a preguntarte por algo íntimo, pero si surge, ten cuidado. Respecto a tus aficiones, relaciónalas con tu trabajo. Tus hobbies tienen que estar relacionados con tu profesión. Respecto a tu situación sentimental o tu vida personal, si no te sientes cómodo, procura responder de una forma genérica: “quizás más adelante, por ahora estoy centrado en mi futuro profesional”, por ejemplo.

10.¿Tiene alguna pregunta?

Las entrevistas suelen acabar así. Hacer preguntas es bueno, demuestra tu interés por el trabajo, pregunta algunas características concretas del puesto o de la empresa. Demuestra que sabes del tema. Nunca preguntes por el dinero. Pide la tarjeta al entrevistador y deja la tuya (si tienes) aunque ya tengan tus datos en el CV.

Latest stories

You might also like...